fbpx

Crece la demanda de vivienda unifamiliares con espacios al aire libre, lo que impulsa el mercado en las afueras de las grandes ciudades

 

La excepcionalidad vivida tras la pandemia ocasionó que las personas dieran más importancia a su hogar y que sus prioridades en la búsqueda de una nueva vivienda hayan cambiado. La creciente demanda de viviendas unifamiliares con espacios exteriores y privados, el aumento del interés por estancias amplias o la búsqueda de entornos naturales a las afueras de las grandes ciudades son algunos de los síntomas que denotan un cambio de tendencia.

Gracias a la digitalización y la posibilidad del teletrabajo, los profesionales pueden tener la oportunidad de trabajar desde cualquier lugar y concebir este formato flexible como una práctica generalizada a largo plazo. Por ello, las zonas fuera de las grandes urbes, y concretamente las zonas rurales, se presentan como posibles entornos en los que vivir respondiendo al interés social de tener mayor tranquilidad, independencia y espaciosas viviendas.

Este panorama supone una gran oportunidad para la España Vaciada. Aquellos que viven en las principales ciudades por necesidades laborales, y que ahora gozan de flexibilidad, se plantean el éxodo hacia estas zonas por las buenas oportunidades que ofrecen, con viviendas amplias y asequibles, además de entornos naturales y tranquilos.

 

5 razones que impulsan el mercado inmobiliario en la España vaciada

Es importante recalcar que para impulsar realmente la repoblación rural se deben, primero, tomar en cuenta medidas que favorezcan el acceso de los habitantes de estas zonas a servicios básicos de calidad como Internet o centros educativos y sanitarios.

Los expertos de Instituto de Valoraciones han analizado los hábitos y motivaciones del futuro comprador, definiendo algunas tendencias que podrían ayudar a impulsar el mercado inmobiliario rural:

 

1- El interés por segundas residencias donde teletrabajar

Las casas en la montaña o en el campo se han presentado siempre como una opción ideal de segunda residencia para pasar los fines de semana o el verano, por los espacios exteriores e independientes que ofrecen y por la tranquilidad de sus entornos.

Tras la época vivida por la pandemia, las personas muestran mayor interés por tener una vivienda en zonas rurales fuera de las grandes urbes, en donde puedan pasar su tiempo libre en ambientes tranquilos y con menor densidad de población (lo que también implica menor riesgo) o incluso, entornos ideales en los que teletrabajar.

 

2- Las viviendas se adaptan a la demanda actual (terraza, jardín…)

Por los amplios terrenos disponibles en las zonas rurales, la posibilidad de que una vivienda se adapte a las demandas e intereses que presentan los interesados ahora mismo es mucho mayor. Este tipo de viviendas pueden alojar terrazas, jardines, piscinas e incluso estancias extra que se pueden utilizar como despachos. Por lo referente a su precio, en algunas ciudades como, por ejemplo, Ciudad Real o Teruel, su valor de mercado medio se sitúa por debajo de las grandes urbes como Madrid y Barcelona.

 

3- Disfrutan de una gran tranquilidad, sostenibilidad y bienestar

Tras el encierro, muchos nos dimos cuenta de lo valioso que es nuestro bienestar personal, tanto físico como mental, y hemos aprendido a valorar el tiempo libre en casa o el ahorro de tiempo y estrés que conlleva no tener que coger atascos o transporte público para ir a la oficina.

Por otro lado, priorizamos también el respeto por el medio ambiente y las prácticas sostenibles, lo cual en las zonas rurales resulta mucho más fácil, pues se impulsa la producción y el consumo local o el cuidado de la naturaleza que rodea estas áreas.

 

4- Se posicionan como una inversión rentable

Estos últimos dos años, muchas familias han optado por pasar las vacaciones en alojamientos rurales o de costa donde no hay tantas aglomeraciones. Así, se podría concebir la situación actual como un buen momento para sacar rendimiento a los ahorros invirtiendo en la España más rural, donde podrían encontrarse buenas oportunidades, tanto para el disfrute propio como con objetivos de rentabilidad durante todo el año.

 

5- A mayor interés, mayor parque de vivienda y servicios

El aumento interés por las zonas periféricas como destinos para vivir o para invertir en segundas residencias provoca un aumento el parque de viviendas en el entrono rural, lo que también incide positivamente en la oferta de servicios en zonas adyacentes.

De hecho, en algunas localidades y pueblos se ofrecen ayudas económicas y ofertas de trabajo para fomentar su repoblación.

Enlace a la fuente original.